El derrame de petróleo del Golfo “podría seguir años y años más”

Enviado por Aurelio Martínez

Tomado de: http://www.patriagrande.com.ve/temas/internacionales/el-derrame-de-petroleo-del-golfo-podria-seguir-anos-y-anos-mas/

10:15 am
16 de Junio de 2010

En un amplio reporte que publicó el viernes pasado en Global Research,el periodista especializado en temas energéticos F. William Engdahl reveló que en una reciente discusión, Vladimir Kutcherov, profesor en el Royal Institute of Technology en Suecia y la Universidad Estatal Rusa de Petróleo y Gasea, predijo que el presente derrame de petróleo que inunda las orillas de Costa del Golfo de los Estados Unidos “podría seguir durante años y años, y por muchos años más”. Según Kutcherov, especialista principal en la teoría del origen profundo de petróleo abiogénico, “lo que BP taladró es lo que nosotros llamamos un canal cauce de migración, una falla profunda que los hidrocarburos generaron en la profundidad de nuestro planeta para emigrar a la corteza y se está acumulado en rocas, algo parecido a lo que ocurrió en Ghawar en Arabia Saudita”. Ghawar, el prolífico mayor campo petrolero del mundo, ha estado produciendo millones de barriles diariamente durante casi 70 años sin final a la vista.

Según la ciencia abiótica, Ghawar -como todo depósito elefante y gigante de petróleo y gas en el mundo- se localiza en un canal de migración similar a ese en el rico reservorio petrolífero en el Golfo de México. Cuando el desastre del terremoto de enero de este año en Haití, ese país había sido identificado por muchos expertos como poseedor potencial de grandes reservas de hidrocarburos, como tiene la vecina Cuba. Kutcherov estima que todo el Golfo de México es una de las locaciones accesibles más abundantes del planeta para extraer petróleo y gas, por lo menos antes del evento Deepwater Horizon del pasado mes de abril. “En mi vista -subraya el científico- las cabezas de BP reaccionaron con pánico a la escala del derrame de petróleo fuera del pozo”.

Tomando en consideración la información sobre los últimos descubrimientos gigantes de BP en el Golfo de México (el campo de Tiber, a unas seis millas de profundidad), Kutcherov está de acuerdo con Ira Leifer, un investigador en el Marine Science Institute de la Universidad de California, Santa Bárbara, que dice el petróleo puede estar derramándose a una velocidad de más de 100.000 barriles al día.

Lo que Obama y BP intentan esconder, según un informe desde Washington del periodista investigador Wayne Madsen, “es la magnitud del desastre de petróleo nivel volcánico en el Golfo de México y trabajando para limitar la obligación de BP emergente de los daños causados con relación a lo que bien podría llamarse un mega-desastre”.

Madsen cita fuentes dentro del Cuerpo de Ingenieros del ejército americano, FEMA, y Departamento de Protección del Ambiente de Florida para su aserción. Obama y su personal senior de la Casa Blanca, así como el secretario de Interior Salazar, están trabajando con el funcionario ejecutivo jefe de BP Tony Hayward en la tramposa aplicación de una legislación que levantaría la gorra en obligaciones por las demandas de daños de aquéllos afectados por el desastre de petróleo, que se estima desde 75 millones a 10.000 mil millones de dólares.

Según estimaciones calificadas citadas por Madsen, sin embargo, el desastre tiene un costo potencial real de por lo menos un billón de dólares. Esa estimación apoyaría la valoración pesimista de Kutcherov acerca de que el derrame, si no es rápidamente controlado, virtualmente “destruirá el litoral entero de los Estados Unidos”.

La Casa Blanca ha estado resistiéndose a soltar cualquier “información perjudicial”, y ésto es público, al punto que ya se publicó en los principales diarios de EE.UU., como el Washington Post, The New York Times y USA Today. Los expertos de Guarda Costas y del Cuerpos de Ingenieros estiman que si el géiser de petróleo del océano no se detiene dentro de 90 días, habrá daños irreversibles a los eco-sistemas marinos del Golfo de México, Océano Atlántico norte, y más allá todavía. Para peor, algunos expertos del Cuerpo de Ingenieros afirman que podría tomar dos años el tiempo para cementar la quiebra en el suelo del Golfo de México.

La administración de Obama también conspiró con BP para esconder la magnitud de la pérdida de petróleo, según las fuentes federales y estatales citadas. Después que el equipo de petróleo explotó y se hundió, el gobierno declaró que 42.000 galones por día estaban chorreando desde la quiebra del lecho marino. Cinco días después, el gobierno federal levantó la pérdida a 210.000 galones al día. Sin embargo, los submarinos que supervisan el petróleo escapando del lecho marino del Golfo están viendo cuadros de la televisión de lo que ellos describen una erupción de petróleo “de tipo volcánico”. Cuando el Cuerpo de Ingenieros del ejército intentó obtener primero astutamente imaginería de la NASA del petróleo del Golfo que es más grande de lo que ha sido informado por los medios de comunicación, según informes recibidos, se le negó el acceso.

Por casualidad, National Geographic se manejó con velocidad y obtuvo fotos de imagen de satélite de la magnitud del desastre y los anunció en su sitio web. Según informes recibidos, otra imagen de satélite que fue detenida por la administración Obama muestra, podría ayudar a dimensionar la verdadera magnitud del desastre: algunos compartan la caverna con el Monte Everest.

Según el periodista que dirigió esta investigación durante varias semanas, a esta altura estamos en medio de lo que podría ser la mayor catástrofe ecológica en la historia. La explosión de plataforma de petróleo casi tuvo lugar dentro del círculo actual donde se origina la corriente del Golfo. Esto tiene gravísimas consecuencias ecológicas y climatológicas.

Una mirada superficial a un mapa de la Corriente del Golfo muestra que el petróleo derramado día a día no va a cubrir simplemente sus playas, sino que se extenderá a las costas atlánticas a través de Carolina del Norte hacia el Mar del Norte e Islandia. Y más allá del daño a las playas, afectará inexorablemente la vida marina y los suministros de agua. La Corriente del Golfo tiene una química muy distinta en materia de composición (organismos marinos),densidad y temperatura. ¿Qué pasa si el petróleo y los dispersantes y todos los compuestos tóxicos que ellos llevan crean realmente un cambio en la naturaleza de la Corriente? Nadie puede desechar los cambios potenciales, incluso los cambios en el camino de la Corriente del Golfo, e incluso cambios pequeños que podrían tener impactos grandes.

Europa, incluyendo Inglaterra, no es un baldío congelado debido al calor de la Corriente del Golfo. Todavía hay un silencio ensordecedor de muchas organizaciones medioambientales que deberían estar en las barricadas diciendo que la BP y el gobierno americano y otros actúan con desidia, y ocultando información en defensa de los grandes capitales multinacionales. Este silencio ensordecedor de organizaciones líderes verdes o de ecología y ecolatría, como Greenpeace, Nature Conservancy, Sierra Club y otras, bien pueden ligarse a un sendero de dinero que lleva en seguida a la industria de petróleo, notablemente a BP. Las organizaciones medioambientales líderes han recibido pagos financieros significativos de BP en los recientes años para que la compañía de petróleo pudiera reformularse con una “cara amistosa hacia el medio ambiente”.

Nature Conservancy, descripto como el grupo medioambiental más poderoso del mundo, le ha otorgado un asiento a BP en su Consejo de Dirección Internacional después que la compañía de petróleo dio a la organización más de diez millones de dólares en los recientes años. Conservancy y otros grupos medioambientales trabajaron con BP en una reunión que cabildeó al congreso del cambio climático. Un empleado de BP Exploración sirve como fideicomisario impago de Conservancy en Alaska. Además, según un reciente informe publicado por el Washington Post, Conservation International, otro grupo medioambiental, ha aceptado dos millones de dólares en donaciones de BP y ha trabajado con la compañía en varios proyectos.

Más aún, The Environmental Defense Fund, otro influyente grupo ecolatrista, acaba de unirse con BP, Shell y otras corporaciones mayores para formar una Partnership for Climate Action, para promover “mecanismos basados en el mercado” (sic) para reducir emisiones de gas de invernadero.

F. William Engdahl es autor de “Century of War: Anglo-American Oil Politics”

A %d blogueros les gusta esto: