¡Sí por Cuba! ¡Abajo el bloqueo!

Hoy 28 de octubre de 2009, en las Naciones Unidas se da cita la Asamblea General de ese órgano internacional para votar por décimo octava vez, de forma consecutiva, una resolución titulada “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”.

Este engendro macabro nació el 3 de febrero de 1962 por la proclama 3447, amparando al presidente de los EE. UU a establecer un embargo total a todo comercio entre ese país y Cuba. En 1992, el Congreso norteamericano aprueba el incremento del mismo con la llamada “Ley para la Democracia Cubana” o mejor conocida como Ley Torricceli, buscando simplemente el aislamiento político y económico de la Isla bajo los falsos pretextos de “violación de los derechos humanos y la falta de democracia en nuestro país“.

En 1996 se promulga “Ley para la Libertad y la Solidaridad Democrática Cubana”, conocida como Ley Helms-Burton. Pero para engrosar el engendro, y bajo las presiones de los sectores más reaccionarios de la ultraderecha cubana, se impone la Sección 211 de la Ley Ómnibus de Asignaciones Presupuestarias de 1999 de los EE.UU, la cual obstaculiza el desarrollo armónico de las relaciones marcarías y de patentes; tampoco respeta los derechos de la propiedad intelectual, por ende no siendo reconocidos en ese país los derechos sobre marcas y nombres comerciales relacionados con intereses cubanos (llámese al caso el robo de la empresa Bacardí de la marca del reconocido y legítimo ron cubano “Havana Club”).

Este bloqueo, además de injusto e inhumano, por su carácter genocida, es también ilegal al imponer su aplicación de manera extraterritorial. No solo se aplica para evitar el intercambio comercial entre ese país y Cuba; sino que también implica la cacería, congelación y confiscación de transferencias de terceros países dirigidas a entidades y nacionales cubanos.

Además, se otorgan el derecho de aplicar sanciones sobre entidades y empresas de terceros países que comercien con Cuba si los productos llevan un 10% o más de componentes procedentes desde los EE. UU.

Cada año que se realizan las votaciones, Cuba sale más airosa con el apoyo que recibe de la comunidad internacional. El año pasado alcanzó su cifra más alta con 185 Estados a favor del levantamiento del bloqueo.

Junto al reclamo de los países de la comunidad internacional están las voces de científicos, artistas, escritores, estudiosos, asociaciones, organizaciones y pueblos enteros apoyando la Resolución cubana y condenando el genocidio que lleva Estados Unidos con su fracasada política de agresión a Cuba. Incluso voces de diversas personalidades de ese mismo país, de dentro del propio gobierno, han manifestado el fracaso y lo improcedente de continuar con la aplicación del bloqueo.

Pero no basta la injustificada aplicación de un bloqueo; el gobierno de los Estados Unidos se aboga el derecho de crear una lista de países llamados “Patrocinadores del terrorismo”, donde tiene incluida a Cuba, para intentar “justificar” su escalada de agresiones.

¡Vaya desfachatez! Crear una farándula de mentiras cuando el propio gobierno norteamericano es promotor del terrorismo, cercenando la vida de miles de seres humanos en cada una de sus invasiones a territorios ajenos. Hoy en día, los bombardeos sobre el pueblo Afgano llevan la aprobación del gobierno norteamericano. Uno de los mayores terroristas del mundo, Luis Posada Carriles, es protegido por el gobierno ese país. La barbarie de torturas cometida por soldados norteamericanos contra presos en la ilegal Base Naval de Guantánamo sigue impune.

Es la hora de terminar con las atrocidades y los atropellos. Es la hora de terminar con ese fetiche de gendarme mundial que se ha autocreado el gobierno norteamericano.

Es la hora del cese del bloqueo, es la hora de cambiar verdaderamente el mundo, es la hora del establecimiento de relaciones bajo el respeto mutuo e incondicional entre todos.

El mundo es consciente de que la aplicación y sostenimiento del bloqueo económico contra el pueblo de Cuba es una acto criminal. El mundo es consciente del fracaso que implica esa política hostil y una vez más el pueblo cubano junto a la comunidad internacional grita ¡Basta!

¡Cese el bloqueo impuesto por el gobierno norteamericano contra Cuba!

Por 16 años consecutivos la Asamblea General de la Organización Naciones Unidas ha votado a favor de eliminar el criminal y genocida bloqueo de Estados Unidos contra

Cuba. A continuación la votación en esos 16 años.

bloqueo1

El mundo no ha dejado de condenar al bloqueo genocida de
Estados Unidos contra Cuba
 

Años A FAVOR EN CONTRA Ausencia ABSTENCIÓN
1992

59

3

46

71

1993

88

4

35

57

1994

101

2

33

48

1995

117

3

27

38

1996

137

3

20

25

1997

143

3

22

17

1998

157

2

14

12

1999

155

2

23

8

2000

167

3

15

4

2001

167

3

16

3

2002

173

3

11

4

2003

179

3

7

2

2004

179

4

7

7

2005

182

4

4

1

2006

183

4

4

1

2007

184

4

3

1

2008

185

3

2

2

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: