¿Qué piensan artistas e intelectuales del diálogo con el MINCULT?

Foto tomada de Cubadebate

El pasado 27 de noviembre, se dio una concentración frente al Ministerio de Cultura de Cuba, donde se encontraron artistas e intelectuales, los cuales llegaron allí por una convocatoria que se extendió por las redes y mensajería. Sin embargo, sus reclamos no tenían nada que ver con los objetivos oscuros de otros personajes, que escondidos tras una gran mentira de libertad para un “rapero”, estaban buscando una confrontación de los congregados con las autoridades; ya que las directrices que habían recibido de sus pagadores, era que se creara el caos.

Por supuesto que los refranes populares tienen mucho de certeza: “más fácil se coge a un mentiroso…”. Los voceros del llamado Movimiento San isidro (MSI), un grupúsculo financiado desde EEUU y con la participación de funcionarios de la embajada de ese país en La Habana, tomaron como excusa la detención del individuo Denis Solis, a quien lo quisieron alzar al nivel de “artista” y “rapero” represaliado por el gobierno, cuando en realidad es un delincuente con vínculos con un terrorista radicado en Miami y que le había encomendado que realizara actos de vandalismo contra entidades estatales.

La supuesta “obra intelectual o artística” del cabecilla del MSI, Luis Manuel Otero Alcántara, como la de Denis Solis, está basada en ofender, agredir y deshonrar los valores patrios de todo un pueblo; mientras actúan con arto descaro y en respuesta al pago de intereses foráneos: brindar una excusa mediática para mantener el bloqueo económico, generar desobediencia civil y favorecer las campañas de difamación y mentiras contra Cuba.

Como bien expresó el profesor de historia de la Universidad de Holguín, Paul Sarmiento Blanco, “Voy a partir de la tesis de que, para mí, los llamados representantes del Movimiento San Isidro no constituyen una verdadera fuerza legítima, autóctona, que dignifique ni siquiera las dificultades y cotidianidad del cubano (…) la falta de principios y moral de ese llamado movimiento se evidencia en la mal llamada huelga de hambre (…) Los videos subidos a las redes sociales reflejan el tipo de huelga de hambre que estaban realizando los de San Isidro. Los videos, por sí solos, deslegitiman su “lucha” y los fines de su movimiento. En esencia, no tienen principios morales, cívicos, ni políticos para legitimar un movimiento con causa verdaderamente histórica.”

Cuando estos personajes que recogen su paga por recargas de móviles o de la mano de un funcionario de la embajada de EEUU en La Habana se han creído que podían manipular a un pueblo culto y apegado a su historia, saltaron los jóvenes acompañados por el presidente de Díaz-Canel al parque El Trillo para reafirmar que Cuba tiene ya su rumbo y ese andar no lo dicta esas artimañas de mercenarios bajo las órdenes del Tío Sam.

Finalmente el encuentro de artistas e intelectuales con la dirección del MINCULT se dio y muy a pesar que hay realidades que cambiar, lo que sí no cambió es el sentir de continuar por el mismo camino en defensa de la soberanía de Cuba por el sendero del socialismo.

Aquí, varios de los argumentos expresados por los artistas e intelectuales:

Christopher Simpson, músico: “El diálogo es importante y debe ser sistemático”.

Jota Barrioz señaló, cantautor: “Creo que todos queremos una Cuba mejor. No me siento identificado con el MSI”.

Maikel Rodríguez, crítico de arte: “la idea de que el arte tiene que ser libre está en la esencia misma del arte cubano (…) Pero el arte ajeno de las leyes es campo de la anarquía. El artista es un sujeto social y tiene que responder a leyes sociales”.

Elmo Hernández, historiador del arte: “Tal vez sea bueno reflexionar sobre por qué nuestros canales no están lo suficientemente asequibles. Para el futuro deberíamos ayudar a canalizar las inquietudes por otras vías para que la gente no tenga la necesidad de hacer cosas como esas, que le hacen juego al enemigo”

José Ernesto Nováez, periodista y escritor: “No creo que exista un dirigente de la cultura en este país que no entienda la importancia del diálogo. Lo cual no quiere decir que siempre se haga (…) Pero no podemos perder la perspectiva de que este no es un debate puro. Yo estoy de acuerdo siempre dentro de los principios de una Cuba soberana y socialista”.

Luis Emilio Aybar, investigador del instituto Juan Marinello y miembro de la AHS: “es preferible que siempre que tengamos que hacer una demanda sea por iniciativa propia. No puede ser que vengan de personas que tienen un guion que no es patriota”.

Pedro Pablo Cruz, director de arte: “tenemos que actuar sin ingenuidad porque todos sabemos que hay intereses de los Estados Unidos de desestabilizar el país, hay que pensar como país y desde el MINCULT generar diálogo, alianzas y estrategias (…) A veces uno siente que en esos espacios el orden del día está por un lado y nuestras demandas por otro”.

Leannelis Cárdenas Díaz, musicóloga: “las personas que nos dirigen están abiertas al diálogo y hay una posición real de querer ayudar y cambiar (…) Muchas veces se dice que la institución no comprende. Nosotros también tenemos que comprender a la institución. Nadie es poseedor de la verdad absoluta y la verdad no es una sola”.

Abel Prieto, presidente de Casa de las Américas: “Se nos coló la contrarrevolución en el tejido de la cultura (…) Se nos mezcló una cosa con la otra y en una coyuntura realmente perversa. Debemos sentarnos a pensar cuáles serían las consecuencias. Es un momento de peligro para este país, de mucho peligro. Las cosas que nos separan debemos echarlas a un lado. Tiene que haber siempre una respuesta inteligente y humana, y de rechazo al anexionismo”.

A %d blogueros les gusta esto: