Denuncias a ANUE sobre violaciones de DDHH en América Latina y la implicación de EEUU y la OEA.

Por Asociación de Cubanos en Cataluña José Martí.

El pasado martes 4 de febrero, varios colectivos latinoamericanos, unidos en la Plataforma Latinoamericana Unida en Barcelona, sostuvieron un encuentro con con l’Associació per a les Nacions Unides a Espanya (ANUE), con oficinas en Vía Laietana, en Barcelona ciudad.

20200204_182802[1]

Por parte de la ANUE estuvieron presentes Eulàlia Pascual (Presidenta de esta entidad), Xavier Guerrero (Adjunto a Dirección), Ariadna Quintero (Coordinadoras de programas) y Helena Bedoya, abogada y vocal de la Comisión de Extranjería del Colegio de Abogados de Barcelona.

Entre los colectivos latinoamericanos, bajo la coordinación de Mycaela Garxia, estuvieron presentes:

-Ruth Gabriel, Alexander Ovando, Michell Silva y María Antònia Arnau, por la Coordinadora de Bolivia Contra en Cop d’Estat.

-Patricia Cassemiro y Thomás Josue Silva, por Comitè Lula Liuvre y Mujeres Contra el Fascismo.

-Nicole Pasteure por Chile Despertó.

-Blanca López por Despertar Ciudadano.

-Gustavo de la Torre Morales por la Asociación de Cubanos en Cataluña José Martí

El objetivo fundamental de esa reunión fue para denunciar las violaciones de DDHH que se cometen en algunos países latinoamericanos, debido a:

-Por el golpe de Estado llevado a cabo en Bolivia por parte de la derecha, sustentada por la oligarquía de ese país e intereses extranjeros en los recursos naturales de Bolivia, principalmente el Litio. La cúpula golpista ha hecho uso de la militarización para reprimir las protestas populares y acosar a los líderes del MAS-IPSP; donde Jeanine Añez, presidenta usurpadora del nuevo gobierno golpista, en contubernio con la cúpula militar, están realizando sucias maniobras que violan todos los derechos constitucionales para poder perpetuarse en la presidencia.

-Por la represión contra las protestas sociales por los gobiernos de Bolsonaro, en Brasil, y de Piñeira, en Chile. El primero ha puesto en marcha políticas fascistas, de machismo rancio, xenófobas, racistas y de atentado contra comunidades indígenas y la amazonia. El segundo, por el uso excesivo de la fuerza policial, con la permisividad de atentar contra la población con balas de gomas o balines, dañando severamente los ojos de varios manifestantes, así como el uso de carros de chorros de agua con soda cáustica, ocasionando afectaciones cutáneas severas.

-Por la injusta persecución, secuestro ilegal y encarcelamiento de líderes políticos por parte del gobierno de Lenin Moreno, en Ecuador; como por la censura y la manipulación mediática, violando el derecho a la información fidedigna, como a la libre expresión y manifestación del pueblo ecuatoriano.

-Por el bloqueo económico, financiero y comercial impuesto por EEUU contra el pueblo cubano. Política que califica como genocidio, según Resoluciones de las NNUU porque intenta ahogar a Cuba, con el objetivo de desmotivar y desalentar a su pueblo con hambre y necesidades y con ello derrocar su proceso político. Un bloqueo cuyas afectaciones a la economía cubana alcanzan un total de 922 mil 630 millones de dólares (según depreciación de dólar frente al valor del oro en el mercado internacional). Esta política de ahogo no solo viola los derechos de cubanas y cubanos en el país caribeño, sino también los derechos de la comunidad internacional y los derechos de los propios conciudadanos de EEUU, quienes tienen prohibido viajar libremente a Cuba y conocer la realidad de este país. Igualmente, viola todo tratado internacional, porque obstaculiza y sanciona a toda empresa estadounidense que desee establecer acuerdos comerciales con Cuba.

También se acusó a la Organización de Estados Americanos (OEA), la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y la Fundación Nacional para la Democracia (NED) de ser instrumentos de injerencia imperialista, que emplean empresas tapaderas con programas supuestamente sociales y económicos, pero cuyos objetivos reales son facilitar y propiciar golpes de Estado, impeachments o acoso mediático contra gobiernos progresistas latinoamericanos; así como medios de penetración y subversión de la población, vías de financiación a grupúsculos de oposición, los cuales crean desorden social y promueven el terrorismo.

Como caso específico de la OEA, se denunció el papel de Luis Leonardo Almagro Lemes, actual Secretario General de esa Organización, quien siendo instrumentalizado por el gobierno de EEUU fue el principal artífice y responsable de la falsa acusación de “fraude” en las elecciones de Bolivia, el pasado mes de octubre de 2019. Una acusación sin ningún sustento que lo amparara; incluso, ni el propio informe preliminar de la Comisión observadora de la propia OEA. Con esta farsa, el Sr. Almagro facilitó el golpe de Estado de la derecha boliviana. El señor Almagro ha mentido y engañado con total impunidad, utilizando su puesto para apoyar a gobiernos de derecha y serviles a intereses del imperialismo yanqui.

Desde la ANUE se nos recomendó llevar los casos frente a la Corte Interamericana, como a la Asociación PEN Internacional para los casos de acoso y persecución a periodistas que han denunciado las violaciones de DDHH cometidas por el gobierno de Sebastián Piñeira (Chile), Jair Bolsonaro (Brasil), Jeanine Añez (Bolivia) y Lenin Moreno (Ecuador).

Como conclusión, se solicitó ayuda de esta oficina para realizar diversas jornadas para llevar nuestras denuncias a diferentes escenarios; pero también la demanda a la ONU de una Relatoría urgente, para llevar estas denuncias a la organización.

A %d blogueros les gusta esto: