Declaración de la Asociación de Cubanos en Cataluña José Martí en apoyo al hermano pueblo de Venezuela.

Propuesta Logo pequeño

Una vez más hemos presenciado como la política hegemónica e injerencista de los gobiernos de EEUU fuerza a organismos de Nuestra América a posicionarse contra un pueblo hermano.

Las sanciones económicas y diplomáticas, las campañas de manipulando de los medios sobre la realidad de los hechos en Venezuela, la financiación de grupúsculos terroristas por la oligarquía nacional de ese país y sectores ultras radicados en EEUU, y la intentona de intermediación de la Organización de Estados Americanos, con el objetivo de activar la “Carta Democrática Interamericana” de ese organismo, por la supuesta “ruptura del orden constitucional” por parte del gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, no son más que la puesta en marcha del manual de agresiones que dicta el imperialismo estadounidense para derrocar los llamados gobiernos “molestos” y expandir su dominio total nuevamente hacia América del Sur.

Las declaraciones del Grupo de Lima, a través de su Comunicado Conjunto, firmado por 13 de los 14 países que le integran, el pasado 4 de enero del presente año, donde se comunica que se desconocerán la legitimidad, tanto del gobierno de Nicolás Maduro, como de la Asamblea Nacional Constituyente.

Los gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía están permitiendo un nuevo zarpazo imperialista contra la soberanía del hermano pueblo venezolano y facilitando que los EEUU preparen su agresión militar, que ya llevan tiempo anunciándola con abierto descaro.

Estos gobiernos firmantes han olvidado que en las últimas elecciones, en las que gran parte de la oposición adoptó la posición de no participar, por sus propias contradicciones internas, y en las que el compañero Nicolás Maduro ganó su puesto a la presidencia con el 67,8% del total de los votos, del 31% de participación que tuvo dichas elecciones en el 2018.

Si los porcentajes anteriores no son lo suficientemente democráticos, pues el Grupo de Lima debería plantearse el no reconocer a Mauricio Marci, quien sólo obtuvo un 46% del 27,3% de participación, a no reconocer a Sebastián Piñera, quien ganó con el 54,6% del 26,5% del padrón, o el propia Donald Trump que alcanzó un 46% de los votos electorales (no populares) del 27,3% del total del padrón.

Igualmente olvidaron que el papel que asumió la Asamblea Nacional fue únicamente de freno a  la vida económica y social del país e incentivar la violencia de la oposición, descuidando así sus obligaciones; mientras que la conformación de una Asamblea Nacional Constituyente, por la participación de 8.089.320 de personas, fue la legítima alternativa para garantizar la paz en el país, mejorar el sistema económico petrolero, constitucionalizar las misiones de beneficios sociales, reconocer la diversidad cultural, garantizar derechos sociales y fortalecer la política exterior soberana de Venezuela, entre otros.

Olvidaron que el propio expresidente José Luis Rodríguez Zapatero emplazó a la oposición venezolana a firmar los acuerdos que ya habían pactado y, sin embargo, en extremis decidieron retirarse, sólo para seguir los planes de agresiones desde EEUU y la Unión Europea.

Por tanto, la declaración del Grupo de Lima viola principios esenciales de organismos internacionales y de relaciones multilaterales; igualmente rompe, con ello, el derecho sagrado de los pueblos a la libre autodeterminación y el respeto a la soberanía nacional.

La Asociación de Cubanos a Cataluña José Martí desconoce la autoridad que se aboga el Grupo de Lima sobre la soberanía del pueblo venezolano, condenamos su actitud injerencista y apoyamos al legítimo presidente de la República Bolivariana de Venezuela, el compañero, Nicolás Maduro.

¡No más injerencia!

¡Venezuela se respeta!

A %d blogueros les gusta esto: