IV ECRE Taller: “SOBERANIA E IDENTIDAD NACIONAL”

Foto Gustavo de la Torre Morales (111)

PONENTES: Salvador Palomino (Asociación Hermanos Saíz), Joaquin Muléns (periodista y comunicador) y Orlando González (Presidente Asociación Amigos de Cuba en Albacete).

Resumen: 

“La peor enfermedad, la más terrible, la más dramática que pudiera existir en el orden político, social e histórico para nuestra patria, es que un día esta Revolución sea destruida por los mismos revolucionarios. Contra eso hay que estar inmunizado al ciento por ciento…”

(10 de Octubre de 1997—Discurso pronunciado por Fidel Castro en la Clausura del V Congreso del PCC, efectuada en el Palacio de Convenciones)

La soberanía nacional es el poder que tiene el estado sobre su territorio donde ninguno es superior a él, mientras que, la identidad nacional son todos los elementos que conforman y le dan vida al mismo.

La soberanía está enmarcada en nuestra constitución, esto le permite al país ser un territorio independiente e inviolable.

La identidad nacional la hace la misma gente, un país debe tener sus propios esquemas y estos deben ser apoyados de generación en generación, evitando de esta manera a los diversos factores que intervienen en su desaparición.

La soberanía, sin embargo, no se limita a la capacidad de decisión sobre materias políticas, sino que se amplía a cuestiones como la posesión de territorio considerado soberano, la decisión sobre cuestiones económicas, culturales, educacionales, etc.

También en materia cultural e ideológica encontramos el concepto de soberanía, cuando hablamos de un pueblo, como el nuestro, que no permite la invasión globalizadora y defiende sus tradiciones y fenómenos culturales.

En otras palabras la soberanía es la capacidad de un pueblo a decidir sobre sí mismo, sin que se permita la injerencia de otros pueblos, o gobiernos, que puedan afectarla.

Con el inicio de las luchas por nuestra independencia el 10 de octubre de 1868 comienza el nacimiento de la nación cubana. La guerra de los Diez Años fue crisol y partera de la nación y nacionalidad cubanas.

En ella pelearon juntos ricos y pobres, blancos y negros, antiguos dueños y esclavos, en pos de dos objetivos: la independencia y la abolición de la esclavitud.

Los cubanos durante la Guerra de los Diez Años crean su propio patrimonio. La Guerra de los Diez Años tuvo otro e inclusive mayor propósito en la Historia de Cuba, y en el proceso de la creación definitiva y consolidación de la nación y de la identidad cubana. Tiene necesidad de poseer un patrimonio espiritual de gloria y heroísmo, de épica y leyenda. No existe un pueblo fuerte o una nacionalidad robusta que no lo posea. Antes de 1868, a Cuba, en gran medida, le faltaba ese patrimonio y, entonces, a partir de la Guerra de los Diez Años lo creó de una forma magnífica. Después del Zanjón y a pesar de la derrota, Cuba poseía una rica tradición patriótica para venerar y acariciar.

Con el triunfo de la Revolución en 1959, liderada por nuestro invicto Comandante en Jefe Fidel, y a medida que se fueron ganando conquistas sociales como la salud, la educación, la igualdad, la cultura, el deporte, etc. nuestro país fue consolidando su identidad, al conquistarse la verdadera soberanía del estado cubano.

Sabemos que la Revolución Cubana lucha a diario,  por la plena independencia de Cuba, y sus derechos soberanos sobre todo el territorio nacional, sabemos que nuestro aguerrido pueblo no cesa en reclamar el territorio ocupado por  la Base  Naval en Guantánamo, petición que hoy desde este IV Encuentro Estatal de Cubanos Residentes en España, hacemos, al gobierno de Estados Unidos.

¡¡¡ Sea devuelto, el territorio ocupado por la base naval, Guantánamo nos pertenece por entero !!!.

Uno de los problemas más frecuentes por los que atravesamos las personas emigrantes es el conflicto de identidad. Dependiendo de la fase en que nos encontremos, y según sean las condiciones de vida por las que estemos atravesando, así será también nuestra percepción sobre nuestro contexto actual y sobre nosotros mismos.

El hombre que vive y se desarrolla dentro de una cultura determinada, busca incesantemente su identidad, por ello es necesario, tener claros los conceptos, y luchar por mantener, estemos donde estemos, nuestras costumbres, nuestra cultura y nuestros valores.

La Globalización genera pérdida de identidad, pero es un problema cardinal debido, en gran medida, al vertiginoso desarrollo científico y tecnológico, que implica cambios radicales en la forma de ser y de pensar. El individuo pone en duda su concepción del mundo y de sí mismo, las cuales resultan anticuadas en un breve lapso de tiempo. Esto provoca confusión y duda a la persona que al no tener su identidad bien definida, puede caer en un vacío existencial, adoptar posiciones pesimistas y perder su sentido de la vida.

No se puede hablar de identidad sin aprehensión consciente de la memoria histórica, sin sentido de pertenencia, sin voluntad, sin sentimiento, sin responsabilidad, sin autor, y sin reconocimiento. De ahí la importancia de defender nuestra identidad como cubanos, dentro y fuera de Cuba, haciendo de la Cultura y el arte en sí, un arma ideológica, impenetrable en defensa de nuestra Soberanía Nacional, de la Revolución, del ideario Martiano y del legado que nos ha dejado nuestro invicto comandante en Jefe Fidel.

De ahí que FACRE, y sus asociaciones, defendamos a través de la Cultura,  nuestra ideología y nuestros principios revolucionarios más puros, dando a conocer nuestro folcklor, nuestras costumbres y sobre todo las conquistas sociales y humanas de nuestra Revolución Socialista.

Conclusiones:

Se vertieron diversas intervenciones que en los siguientes aspectos:

  1. Rescate identitario a través de manifestaciones culturales y que las mismas sirvan como escenarios para la defensa de la soberanía de nuestra Patria.

  2. Resaltar los valores inculcados dentro del proceso revolucionario, el cual son indisolubles en el comportamiento de los miembros de la comunidad de cubanas y cubanos en el exterior.

  3. El uso de las redes sociales y diversas plataformas digitales para resaltar valores culturales de Cuba en sus diversas manifestaciones.

  4. Acercarnos a nuestra riqueza histórica para incentivar la promoción de la cultura cubana.

  5. Multiplicar actividades, como este encuentro, y donde se inserten manifestaciones culturales que refuercen nuestra identidad y sirva, así, para llevar la realidad cubana a la sociedad del Estado español.

  6. Trabajar en base a la unidad indisoluble de los conceptos de cultura cubana y soberanía nacional; entendiéndose esta última como el proceso que comenzó por vez primera en la historia de la nación con el 1º de enero de 1959; en el cual, bajo la dirección de Fidel Castro, se transformó total y definitivamente la sociedad cubana, para garantizar un espacio de independencia, dignidad nacional y justicia social, siendo el ser humano el centro de todo el proyecto que continúa hoy en día.

Anuncios